4/11/07

Proceso de un poema.

El poema nace de un dolor –algunos se indignan con esta afirmación, ya les dije que no me importa su purismo?-, nadie podrá afirmar que un dolor es justo y entendible pero ahí esta y se pare poema de un único arremeter contra el alma.
Un poema se vomita, porque duele, porque marea, porque deshumana, porque es imperioso vomitarlo y sostenerlo como poema frente a los que se tapan con pañuelos los rostros indigestos. ¡Esto es un poema, pacatos!
desde las afueras de Moldavia les envío un saludo de Pan.

2 comentarios:

Ciclopa dijo...

El poema puede ser la que hay en una esquina, detres de ella y detras de la lluvia, puede ser la piedra que le dejaron a uno despues de un adios mal explicado, puede ser el vomito o el vomito ingerido, la felicidad oculta o descubierta, la ventana abierta o la que aun no se abre, la tinta que no sale, un dedo atorado en una ranura, un ojo sobre una baldosa, uno mismo despues de uno mismo...

Alfonsina dijo...

Destilar el vientre
en su eternidad
mientras se ignoran
los ojos
que se esconden
en su sonbra
es un poema.