13/11/19

Arcano.


“Señor, Señor.
¿Quién ladrará en mi mano sin vida y sin muerte?”
Miguel Ángel Bustos



La luna /que pronto dejará de ser perfecta/
se asoma entre los parches imperfectos de la parra

¿y soy acaso esto que espera /entredormido/ el perro a mi lado?

9/11/19

Matinal.





El mate está frío
debería decírtelo / pero no estás y
el mate está frío

La boca se embarra
de esta amargura gélida
de palabras inconfesables

¿En qué cajón | dejaste
las metáforas | la cobardía
del sin decir
diciendo?

Adoraba cantar tus cicatrices
contar las lunas de la distancia
el pacto alcohólico del existir
la trompada o la bala

El mate está frío
y es mi mejor excusa
para no olvidarte

8/11/19

Lluvia.




Qué bella
es
esta horrible lluvia

Me hace acordar a vos, papá

A tu fundamental error
de saber

Qué bella
podría ser
esta horrible lluvia 


28/9/19

Infinita paciencia.





“Leer entre líneas el discurrir humano”
Lawrence Ferlinghetti


¿A dónde me llevan estas fiebres?

Bajo tierra /no
En el aire /quizás
de unas sierras donde la felicidad
tiene arrullos y arroyos

¿por qué?

¿acaso tengo sueños de hombre?
¿acaso decirme me vuelve real?
¿acaso es un acto de voluntad vivir?

pero vuelve la salud
como un karma
a enredarme en su cántico bobo
y bailo
y eyaculo
y sonrío

olvidando
que en el fondo del callejón
la Nada cosecha
/todas las horas/
desde su infinita paciencia

28/7/18

Rusia 2018



(Bansky)

1) Foro

Está
el q grita como un
energúmeno
para decir
una evidente
pelotudez

Está
el que dice una
evidente estupidez
/pero con cara
de puaner

Está
el gordo q filosofa yeca
y no tiene
la menor idea
de ninguna cosa
/pero se siente
un profesional
del asunto

Está
el viejo q sabe
y de cada cinco
expresiones q lanza
una es buena / posta
dos son discutibles
y las otras dos son
implícitamente
fachistas

y está
el conductor
q es un banana
q se tropieza los verbos
pero la juega
de artista del equilibrio

Abundan
: alegorías pedorras
: símiles absurdas
: metonimias egocéntricas
: metáforas usadas y sin reciclar

Los respaldan
/eso sí/
las fotos de perfil
: si no son ellos
se parecen

¿Vieron?
Estoy describiendo
un programa de fútbol
de los que abundan
            al mediodía
            a la tarde
            a la noche
absolutamente
todos los días

Pero estoy seguro de
que /por un momento o dos/
Ud creyó
¡Oh, Pluspoetando! | ¡Ángelus del Misterio!
q aquí se versaba
acerca de
una reunión
en la sade 
/o una imitación a escala 
literaria/ 

*

2) Meteme la preguntita

En qué momento
a Diego Fernando Latorre
le hicieron transfusión de sangre
factor RH Niembraaa?

*
3) Fou(L)cault 
El silencio
del Pollo Vignolo
después del lobby
            del Pollo Vignolo
es lo más terrorífico
de la escena bizarra
:
los idiotas
            creen en su Poder.

16/7/18

LA PERRA es...





LA PERRA es…[*]

a la jauría universal
a nuestra jauría amiga
a mi íntima jauría

(Flyer: Carlos Autieri)


0 / Pre-logos

Las doñas –en  su infinita sabiduría de doñas- y los pedagogos –esa forma académica del ideario doña- sostienen que los niños ingresan alrededor de los cuatro años en una fase cognitiva bautizada “La Edad de los Porqué”. Debo confesar que estas palabras que continúan se me revelan como hipotéticos, pero inocultables, índices de una fijación en dicho período.
Son, ante todo, episódicos resguardos de mi timidez innata y el antídoto de mi desorden: Sean, pues, entendidas como el cumplimiento formal de lo que la sorpresa y la alegrísima fascinación no permitieron verbalizar aquella tarde-noche de la Feria del Libro de Buenos Aires cuando fui anoticiado del Primer Premio del Concurso Internacional de Poesía Raúl González Tuñón que tiene su corolario físico en este libro que respira, un año más tarde, en el mundo de lo existente.  
El Porqué fundamental y fundacional de estas palabras, que trazan un repensar un poema desde la incredulidad de lo sucedido con él, es el que lógica e íntimamente se hace un inconformista al recibir cualquier elogio por su obra –exponencialmente cuando el elogio es un Primer Premio y quienes elogian son notables exponentes de la Literatura que uno ama-. ¿Por qué LA PERRA, mi subpoema/libro, es merecedor de tal distinción? ¿Es este barbudo tartamudo y sexy un hacedor destacable? Quiero decir, me cuestiono su esencia y existencia en una dialéctica esquizofrénica de autodescubrimiento y aprendizaje –de la que pretendo zafar comunicándoles este palabrerío que sigue: 


I / TENSIONES

Léase como hipótesis: LA PERRA es un libro de tensiones. Y la poética subpoética que lo origina es, inexorablemente, una estética de tensiones.

Debo contar esto que continúa, quizás como excusa, quizás como contexto, quizás como testimonio vital de esta tesura que atraviesa y obra en LA PERRA:  

a) ¿Quién?
Nací en Parque de los Patricios, barrio obrero de la Ciudad/Capital, el barrio de mi abuelo paterno, vitalicio quemero y ferroviario, fallecido cuando aún sus hijos eran púberes. Soy hijo de Gabriel, un tornero aficionado a la Historia y a la Literatura, afiliado hasta la clandestinidad al Partido Comunista, sobreviviente de la Dictadura Cívico-Militar, resentido y desalmado espectador derrotado de la festichola neoliberal del Menemato.
Soy hijo de Elvira, migrada a la fuerza de su Misiones natal al sur del Conurbano cuando apenas contaba 8 años. Migrada de la libertad del monte, del vergel paradisíaco, al hambre del asfalto, al trabajo infantil, a la explotación. Peronista de Eva. Costurera, Madre, mujer en un mundo machista.  
En mi nombre se cifran mi abuela materna, Sergia Rodríguez, y mi tío abuelo paterno, Felipe Montagna. Mi sangre guarda el devenir sudamericano de los derroteros por las naciones europeas (Calabria, Cerdeña, Toulouse) y el arraigo gaúcho de mi abuelo Israel Barboza, muerto por la tristeza que encubre el alcohol. Soy hijo de una tensión genética desbordada en una borrachera de las primeras horas de 1979. Una tensión entre Verdi y Tránsito Cocomarola, entre el Dante y Horacio Quiroga.

b) ¿Dónde?
Habito un distrito que honra con su nomenclatura al pensador más avanzado del ideario de Mayo y que desborda del subproducto grotesco de la explotación capitalista. Soy de Moreno, del Oeste del Conurbano, ese cordón perfecto e invisibilizado donde residimos (residuales y residuos) los albañiles que construimos la fachada de la farsa ideológica.
Habito una tensión geográfica y cultural entre la ciudad unitaria, megalómana y estúpida, ariete de las concepciones eurocentristas; y la Patria federal, orgullosa y sectaria, cuna y refugio de las expresiones folklóricas. El Conurbano es esa (falsa, pero tangible) tensión entre la Cultura Popular y la Cultura Académica, cronotopo de la dicotomía sarmientina Civilización/Barbarie.

c) Ergo
Es esa tensión la que da origen y se refleja en LA PERRA. La Subpoesía –ese nombre con el que bauticé a esta forma de habitar siempre en una poiesis en desarrollo y de entender el acto de transformación artístico como instancia superior al hacedor- es una tensión irresoluble donde coexisten dos instancias: El Subpoeta/poetante y el Pluspoetando/lector o víctima.  Poetante, porque, repito, la poiesis es un acto constante, vital e irrenunciable y porque el texto del Subpoeta/Poetante sigue transformando(se) siempre, como la palabra viva; y Pluspoetando entendiendo al lector como una proyección que trasciende al autor y al texto y que vitaliza y revitaliza la poiesis. Por tanto, la Subpoesía es una expresión deontológica antes que estética. Es el nombre, en un tiempo y en una materia donde suele faltar, de una ética creativa. La estética (llámese a esta forma Esoterismo grunge o Surrealismo sucio o Plusobjetivismo necrobarroco) es una consecuencia de, citando al querido y admirado poeta y primo bastardo, Jotaele Andrade, “volver a la palabra poética, es decir a la honestidad intelectual”. Hacer una poiesis que en sí sea su teoría y su sustento, sin manierismo demodé y efectista.

d)  y además…
LA PERRA es el ejercicio poético que me permitió dar el paso en el vacío y arriesgar una voz, es decir, mi forma de pronunciar el mundo. LA PERRA es mi aullido y es mi ontología oscura, noctívaga y colectiva: LA PERRA es una jauría. La jauría que me constituye y a quién dedico fantasmalmente este libro.



II / PREMIO

LA PERRA es un libro seleccionado y premiado por un jurado de notables poetas y literatos, a los que admiro y sin cuya lectura no hubiese sido posible mi escritura: los inmensos Horacio Salas, Laura Yasan y Alberto Szpunberg.
Por esta admiración profunda que siento por ellos –y si  me corresponde a mí hacerlo, digo, si admito que ser el escribiente de estos versos es algo más que una anécdota-, es que acepto en nombre de estos poemas y del barbudo que fui entre los eneros de 2009 y del 2014 su premio y destaque entre otros 450 y pico de libros de poetas hispanoparlantes.
Por la gente de Lamás Médula Ediciones y Grupo Editorial Sur, patrocinadores del Concurso,  y por este jurado relevantísimo, LA PERRA queda atada al nombre de don Raúl González Tuñón. Y eso ya es mucho decir del poemario. No hay agradecimiento que colme este honor descomunal, espero estar a la altura, confío ciegamente en su veredicto de que el libro lo está.



III / HISTORIA

LA PERRA fue concebida entre dos eneros. El primero, fue en una casa alquilada frente a los médanos: donde es mar, pero no muy lejos es río. El segundo enero transcurrió en la serranía, en el punto más alto del valle de Traslasierra. En el medio, la pampa suburbana, la muerte de mi padre, la renuncia forzosa a la juventud física, lo subconsciente, los excesos y el encierro: crisálida ebria de incertezas.
LA PERRA es, fue, el ejercicio primigenio de asumirme escribiente para ser libre. Se ha dicho de mis escritos que son disruptivos, formas novedosas, difíciles de encasillar, inhabituales, de hacer Literatura. Lo menciono porque siento que estos calificativos hacen justicia a una búsqueda que nació antes de LA PERRA, pero que, sin dudas, encuentra su primer paso firme en este libro. He intentado lograr eso. He intentado librarme de todo prejuicio y coherencia, en tanto límites: la mayoría de las veces fracasé. Esas cenizas –mezcladas en un mismo canope, con sangre y vino- son testimoniadas en los versos de este volumen de Subpoesía.



IV / ESPEJO

LA PERRA es el resultado de dos partes, dos capítulos poéticos, que tienen un juego dialéctico entre sí.
La primera, La Perra, propiamente ladrada, es la presencia omnipresente del Tarot y del Arcano XVIII (lo onírico, lo oculto, lo temido, lo cósmico, lo materno, lo femenino, lo subconciente) en una serie de textos de poca respiración, de confusión léxica, de verticalidad exagerada, en un tono tensionado de surrealismo de los objetos: cercano a lo que Dalí postuló como el Método paranoico-crítico: Lo que está ahí, frente a nuestras existencias, está con un propósito que debemos descifrar. Averiguar cuál y para qué es la tarea del Artista (claramente, tiene como principio el axioma de Lautréamont tan caro al Surrealismo del General Juan Domingo Breton: “bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas”). En fin, hay un bucear informal por las experiencias del Sueño, del alucinógeno, de la violencia, de la perversión, de la sexualidad, de la muerte, del miedo a, etc. 
La segunda parte, Nocturnos, es una antología de poemas q, como indica su título, están escritos rigurosamente en las noches, trasladando experiencias vespertinas. Lo siento más objetivista y, como indica el epígrafe de Artaud que encabeza el conjunto, nace de la renuncia al Sueño. Digamos, paradójicamente, poemas de vigilia que dialogan con los poemas oníricos de la primera parte: La presencia/experiencia de lo concreto, del asfalto, lo humano, lo literario, abunda allí. Frente al miedo a la muerte de “Herencia” en la primera parte, la certeza de muerte en “Despedida”; frente a la sensualidad erótica y cárnica de “Perra/5”, “Perra/6” y “Blues”, las estrías de “Mapas”, los fantasmas de “Huellas” y la nómina exhausta de “Huesos”; frente a la comedia grotesca del Ser en “Perra/8”, el drama existencialista de Erdosain en el poema IV; etcétera.



V  / POEMA-NOUVELLE

LA PERRA es ¡también! una respuesta a un desafío. Desafío propio, por supuesto, enmarañado en las ansias de probar y probarme nuevos horizontes.
El desafío de narrar con poesía, de poemar una novela. LA PERRA ¡también! puede leerse como una nouvelle inicíatica donde el Poetante se enfrenta al terrible, temible y orgásmico deseo de repetir lo inefable, El Misterio, encarnado en el arquetipo cósmico femenino del Arcano XVIII del Tarot: La Lune, madre de la Poesía.
Del Génesis a Marilyn Manson. De Contursi al Indio Solari. De Artaud a Gelman. De Camus a Derrida. De Arlt a Gregory Corso. De Pizarnik a de Beauvoir. El entramado de epígrafes que acompañan los poemas son ¡también! una expresión de la tensión estética y de la búsqueda del héroe del poema, son sus ángeles guardianes en el tránsito por ese abismo en el que desea reencontrarse con la Hembra que lo transformó, con el Orgasmo Nirvana de su Despertar a El Misterio.
“Inventario” presenta al Poetante: 30 años y la decadencia, el hastío, la derrota. Los versos finales confirman, a la vez, la separación entre el concepto tradicional de Yo poético y la figura del Poetante (una creación, un “invento” más dentro de las otras formas retóricas de la obra porque, repito, la poiesis es un acto constante, vital e irrenunciable y porque el texto del Subpoeta/Poetante sigue transformando(se) siempre, como la palabra viva”),
El paso siguiente es el derrumbe desde “el polvo blanco de las alas de Hermes”, definición del poeta beat para la cocaína. El relato es vívido y vibrante: se entremezclan imágenes fantasmagóricas, argots y confesiones límites, dolorosas, patéticas: “¡Toso porque no me entra más alma en el pecho!”, “masa uno en masa”, “Hasta la epifanía / huele a callos”.
La caída da paso a la reconstrucción epistemológica/ontológica/poética en tres etapas: “Perra/2”, “Perra/3” y “Perra/4”. La primera con una evidente referencia en Gelman y las  siguientes con el subtítulo de “Genealogías” y “Raíz”, respectivamente,  ahondando en las ruinas “de la infortuna carne / q me tapizó el sexo / hasta esta lluvia” para revelar el origen de la propia oscuridad: la cara oculta de la Luna que constituye al penante.
“Pánimávida/18” sugiere una reacción, una exteriorización final, un exorcismo de las propias bestias que lo hunden “en la espuma de sí misma”. Desdoblamiento de amada y amante en un mismo enunciado: encuentro, en definitiva, del Poetante y La Perra, encarnación de El Misterio. Encuentro íntimo por antonomasia.
“Perra/5” narra, crudamente, el encuentro: lo erotiza por la única forma en que puede metaforizarse el proceso creativo: el sufrir gozoso, el sadismo de la disputa entre lo que se quiere decir y lo que El Misterio permite u obliga decir. No es la musa romántica de los amores pastoriles o posmodernos: es La Perra (¡Perrísima!): la que rasga, muerde, exprime, eyacula, lame, crucifica, y más (en orden aleatorio).
En “Perra/6” se establece un diálogo entre los amantes: la promesa del retorno, la certeza de la infidelidad. Instancias dialécticas de la creatividad que se evidencian en el “Perra/7-Blues”. El Poetante y su boca como territorio de disputa con La Perra que lo engaña y estimula, que lo acosa y abandona.
El retorno a la rutina, en “Perra/8”, es un retorno imposible: ya nada puede ser visto con los ojos del antes, de la “pre-Perra”. La realidad se evidencia como “la irrealidad / el juego / (…) / la irrelevante sucesión de gags”. El vecino mecánico es un “simio tosco de stanley kubrick”. Mientras en la cocina se quita las lagañas “un Kong en calzones de algodón” entre “correrías de Prevert/idos polimorfos”. Pero la palabra, la total, la definitiva, la poética, “/parece/” que nunca será dicha (decir y felicidad).
“Herencia” cierra el capítulo o primera parte con una reafirmación de originalidad, un llamado a Ser y no a Heredar, una apuesta chamánica por la “trampa sagrada” y un reconocimiento soslayado de que, si la Singularidad es un constructo ficcional, una capricho infundado, también lo es la condena de redundar en la propia historia con las historias de nuestros antes.
Los Nocturnos de la segunda parte son el testimonio de esa dialéctica creativa subpoética: el uso de la segunda persona y de la primera en plural lo evidencian. Desde el primer Nocturno hasta “Mapas” hay un hacerse, entre “Huella” y “Despedida” se declama la tensión del deseo de más y la dicotomía que implica el dolor: Tánatos y Eros, rearticulados.
“Místico” sintetiza, en el cronotopo de la Madrugada, el orbe de encuentro entre Hombre y Misterio. El Subpoeta y La Perra se instalan en ese infinito de tensión entre la noche y el nuevo amanecer, entre el silencio y el ruido, cuna y manantial del aullido que revive orgásmicamente en cada encuentro.



VI / METAFÍSICA

LA PERRA es un poemario metafísico. Una metafísica de asfalto con manchas de gasoil donde se reflejan como luciérnagas las luces de stop de un desvencijado peugeot. Una metafísica oprobiosa, caótica, de carne y alambre, de cocaína, muertos y máculas. Una metafísica de preguntas y búsquedas, de incertezas, de agonías y silencios. Una metafísica grunge, quebrada de sueños, apática a fuerza de utopías, cabrona y sensible, simple y retorcida. Una metafísica de tensión, de barbarie y civilización, de eros, de sacrilegios y devociones. Metafísica estética y ética, subpoética, nouvelle/poema, síntesis surrealista de espejos. Una metafísica del hombre y sus Misterios: Ser, Amar, Crear, Morir. Una metafísica vital y mágica, onírica, desafinada, perversa y múltiple. Una metafísica macedoniana, como el siglo XXI. Una metafísica suburbana, subterránea, subdesarrollada, subjuntiva.



VII / ADVERTENCIA

Oliverio Girondo, a cuya masmedular memoria homenajean los queridos editores de LA PERRA, escribió que “Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón”. Es fatalmente cierto. Algunos, muy difundidos por los organismos de control poético, han logrado invertir la carga y escriben como salchichones lo que venden con pretensión de máquina precisa y enjoyada.
No es este mi caso. Tengo la histórica derrota del comercio tatuada en mi sino, lamentablemente. Hago relojes, eso sí: Cada negligencia en estos versos ha sido cuidadosamente descuidada. Si quieren salchichón, lo encontrarán en otras góndolas.
Lo señalo con respeto y sin interés alguno en declarar la superioridad de los prismas temporales por sobre los embutidos hiperbólicos. Por el contrario, entiéndase como advertencia y como deseo de resaltar la multiplicidad de estéticas y fórmulas literarias que nos rodean y la calidad emotiva, espiritual, pragmática y creativa de los cientos o miles o infinitos lectores que las religan con su hacer de Pluspoetandos.
Para cada texto hay, más o menos, un par de orejas, un corazón y un fragmento de Universo que lo espera: el encuentro, inexorablemente, sucede y justifica la maravilla cruel que es la vida. Ese es el Misterio por el que aúlla LA PERRA.



VII / POST DATA

A la vuelta de la última página del libro, más o menos, tendrán alguna forma virtual de hacerme llegar sus comentarios, críticas, recomendaciones, insultos, amenazas, invitaciones a birrear, declaraciones obscenas, cartas documento o regalos estrambóticos. Uds. deciden: en ese orden o el que prefieran. Pero los convido, los exhorto y les ruego que lo hagan.
LA PERRA, salteando anteriores pensares, es un libro de poesía. Un conjunto humilde y honesto, intenso y crítico, novedoso y esperanzado de poemas. Tendrá la repercusión y la difusión que sus lectores hagan de ellos y me servirá para seguir aprendiendo y cuestionándo(me)(nos)(lo), y para seguir descifrando qué es este Misterio, de qué se trata esto a los que algunos llaman Dios, Amor, Muerte, y nosotras y nosotros llamamos Poesía.

 
Sergio Felipe Mattano
Subpoeta.



[*] El sábado 13 de mayo de 2017, en el marco de la 43° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires,  se anunció que el jurado integrado por los extraordinarios poetas y escritores Horacio Salas (ex Director de la Biblioteca Nacional, Condecorado por el gobierno francés con la Orden de Chevalier des Arts), Laura Yasan (Premio Casa de las Américas 2009, Premio Carmen Conde 2011) y Alberto Szpunberg (Premio Casa de las Américas 1966, Premio Antonio Machado  1993/94) declaraba al libro LA PERRA de Sergio Mattano como ganador y primer premio del Concurso Internacional de Poesía Raúl González Tuñón.
En mayo de 2018, durante la 44° FILBA, el poemario fue publicado y presentado por Grupo Editorial Sur en cumplimiento del premio estipulado.
La presente sucesión de textos forman parte de anotaciones y cavilaciones del autor en el proceso de corrección, análisis, deconstrucción y reencuentro con su obra durante el año mediante entre ambos hechos. 

30/5/18

¿Dónde adoptar LA PERRA?



Ud q nunca se preguntó dónde comprar LA PERRA y q ni sabe quién fue don Raúl González Tuñón ni q el jurado (Horacio Salas | Laura Yasán | Alberto Szpunberg) dijo no sé qué de este poemario. Bueno, adquiérala desde acá:
   http://grupoeditorialsur.com.ar/producto/la-perra/

o en su librería amiga 
(sobre todo si  está en esta lista: http://grupoeditorialsur.com.ar/librerias/)


6/5/18

LA PERRA en la FERIA DEL LIBRO.


Los invito a -y los espero en- la presentación de LA PERRA el próximo jueves 10 de mayo a las 18hs en la Feria internacional del Libro de Buenos Aires.

LA PERRA fue declarada primer premio por el jurado del Concurso internacional de Poesía Raúl González Tuñón, Horacio Salas (ex Director de la Biblioteca Nacional, Condecorado por el gobierno francés con la Orden de Chevalier des Arts), Laura Yasan (Premio Casa de las Américas 2009, Premio Carmen Conde 2011) y Alberto Szpunberg (Premio Casa de las Américas 1966, Premio Antonio Machado  1993/94) y editado por Grupo Editorial Sur.

También se presentará Notas frente una puerta desvencijada de Pablo Caramelo y nos acompañará Marina Cavaletti. 


¡Veníos o sufrid las consecuencias!



21/4/18

Apunte para una Historia de lo Humano.




“soy el individuo”
Nicanor Parra


A ofende a B

B toma un arma
                        y mata a A

(repetirlo hasta el absurdo
con los nombres que sean
necesarios)

5/4/18

Ova completa.

Dibujo: Tute



¿Ya están en oferta los huevos de la Pascua reciente?
Hoy me levanté absolutamente negativo. Hoy hago un paro para reclamar por la Educación pública que, en rigor, le chupa una ova a todo el mundo: a los padres que nunca van a conocer el estado edilicio e inmobiliario donde se educan sus hijxs, pero no se pierden un solo chisme de Centurión, Natacha Jaitt o Esmeralda Mitre; a lxs docentes que mandan a los suyos a Ecuela privada (subvencionada por el Estado como la curia de la que reniegan o los desposeídos que abominan) y que saben perfectamente que es un negocio antes que un centro educativo, pero se cagan en lxs pibes de la pública y –en lugar de cordinar la construcción del aprendizaje, invitarlos al pensamiento crítico y darles herramientas de análisis para su futuro- les tiran una fotocopia, diez preguntas y una sola verdad: la suya (o la del manual, que es menos trabajo); a los directivxs que se cuidan la retaguardia antes que el porvenir ajeno (diga “culo”, Mattano); a lxs pibs que se dejan despreciar en su enseñanza, en sus opiniones y en su capacidad creativa con tal de no llevársela a diciembre y que les “aburre” pensar por sí mismos: corderos deseantes de un lobo famélico que los cuide.
/Sí, claro, Uds dirán q es una exageración el “todxs”. De acuerdo: pero no por mucho más/

Y, mientras la derecha sigue practicando cómo meterle tiros en la nuca a la gente, los aspirantes a dirigentes políticos ¡Enanos intelectuales! putean la reacción de una mujer menospreciada en público, agraviada en su condición y en su rol, y declaran (diga “pelotudos”, Mattano) que a la fulana “hace rato habría que echarla” cuando lo más que hicieron como dirigentes fue pegar su foto en la plaza del pueblo y ¡Misóginos, patriarcales de mierda! conseguirle una concejalía a la futura ex novia. Ah! Pero no faltará -la próxima semana, en tres meses o cuando termine el Mundial- un post feisbuquero autoprolamándose como la renovación políctica y exigiendo ser parte de la decisión de los que deciden en nombre de “equis” que los sabe tan giles que hasta les dará la Secretaría de pegado de estampillas y ellos dirán triunfo. 

Y el vecino, sobre el techo, soplete y membrana, le enseña a su ayudante qué es “fracasar” como cumplimento de un mérito propio. Pero la carnicería de la vuelta cerró, la pizzería cerró, el almacén que luego vendió artículos de limpieza y q ahora vende el rezago de lo que pronto no será, y el del alimento para perros no tiene más bolsas, el provedor ya no viene y el único negocio que todavía tiene movimiento en la manzana es la funeraria.  

Me levanté absolutamente convencido de que lo que empieza en Lula, termina en muerte. Pero ¡Oh, camaradas de las mil Intenacionales y transtrotskistas de boquilla! la preocupación de vuestra hora es desparasitar el lexema popular, abogar por el todosonlomismismo y aprovechar la ensalada rusa para reivindicar una arveja. Pero ¡Oh, neoperonchos & peronometristas de vieja escuela! corremos detrás de la sombra propia y de los parámetros republicanistas, institucionales, clarinescos. Nos tatuamos eslóganes del enemigo (¡Sí! ¡Son el enemigo: quieren a tu prójimo y a vos lo más muertos posible!) y nuestra UB es la selfie. 

Hoy me levanté negativo: Jódanse.
Mañana me disculparé con los que se sientan ofendidos: hoy aténganse a esta conciencia alterada de conciencia.

22/12/17

Qué estás mirando?


1) El Rey quedó desnudo.
2) Unidad de los trabajadores. Y al que no le gusta, se jode.

Estas son dos realidades que se desprenden de la histórica jornada de protesta contra la Ley de Reforma previsional que el Gobierno de la Oligarquía Pro/UCR -el Senescalado de Clarín, la SRA y los Buitres- llevó al Congreso e impuso a represión, extorsión y endeudamiento.
Por el día, la manifestación que los Medios vendieron de “violenta” y que quedó desautorizada con el transcurso del tiempo, las redes sociales y los videos de la verdadera violencia institucional atropellando abuelos, desangrando manifestantes, gaseando y golpeando a personas indefensas, ingresando a destrozar propiedad privada.
Medio millón de personas en las calles, organizadas, cuidándonos entre nosotrxs, reconociéndonos como una única clase de mujeres y hombres: los que trabajan. Entendiendo que este es un gobierno que es enemigo de los trabajadores, de las mayorías; que representa la acumulación salvaje y estúpida del capital en manos de los pocos, de las mil familias que nunca conocieron el esfuerzo, el hambre, la angustia ni la dignidad de los que trabajamos por nuestro bienestar y el de la Patria.
Por la noche, la manifestación que los Medios quisieron ocultar: los trabajadores, activos y jubilados, obreros, cuentapropistas, informales, desocupados, comerciantes, artistas, saliendo de sus casas, apagando la tele, golpeando y llenando de ruido la ciudad que nos quiere callados y mansos. Demostrando que la represión no fue ni es una reacción de los faltos de ideas que gobiernan como perros a las fuerzas de seguridad, sino una metodología de su propia zoncera, de su incapacidad histórica para querer y reconocer en el Otro a un semejante, a un prójimo.

Ayer el Pueblo estuvo en la calle. El Pueblo real, físico, ninguna entelequia de las que se arrogan los espacios políticos (y que a muchxs nos representan).
Si estos espacios políticos no lo entienden y no trabajan para la Unidad para representar a este 80%; peor para ellos. Si nosotras y nosotros, militantes de nuestras ideas, nos quedamos con el resultado de la votación sin ponderar el esfuerzo de nuestras marchas, de nuestras voces unidas, de cómo dejamos en bolas a la Oligarquía con sus métodos y fines, cómo tartamudearon sus discursos de republicanismo y gobernabilidad en prime time, cómo dejaron en claro que Ellos son el anti-pueblo; estaremos pifiando el vizcachazo.

Ayer fue el primero de los últimos días de la runfla de marketineros y traidores. A no desesperar: a Organizarnos y seguir luchando, activamente resistiendo e insistiendo, día a día, vecino a vecino, barrio a barrio, con Amor por el Otro, por la Patria.

Volveremos, más y mejores; nosotrxs, el Pueblo.
Moreno, 19/XII/2017

26/10/17

Paradojas.



 “El lenguaje que soy” 
Raúl Gustavo Aguirre

 
Primera paradoja
:
Yo que sólo logro desnudarte con mis versos
enmudezco ante tu desnudes de árbol
Se me pierden los vocablos y las retóricas
en el camino naranja que baja de tu mentón
desfila por el valle de tu hembrura
y recorre las orillas del ombligo

Segunda paradoja
:
El deseo de desnudarte / de convocarte y desnudarte
inmoviliza mis músculos / mis artes / mi libido
Queda un indolente silencio de plaza entre nosotros
el relámpago mudo entre tónica y dominante
el músculo hirviente de las estatuas de mármol
: Nada y Todo en el instante
: el spleen en el hiato del estruendo y la bala

Tercera paradoja
:
Yo que vi morir un milenio / tiemblo mi finitud humana
Egoísta habitante de un cuerpo de barro
Instante detenido en el viaje de la luz
me hago uno en el miedo / renuncio al infinito de especie
: Temor ontológico que se subleva frente a la condición primera
: Irrupción violenta de la emotividad en la certeza filosófica

Cuarta paradoja
:
Yo que murmuro tu nombre cuando muerdo
la carne nostálgica del poema
te escribo desde un futuro
que no habitará mi sangre 
te escribo en el deseo de divulgar sobre tu vientre
un fárrago de semen
: horas antes del silencio
vi las sombras merodeando el cuarto
como fantasmas de gatos / y te reconocí
por el color de tu perfume-
¿dónde estaba tu ubre de lujuria y fin?
¿tu rojizo manto sobre la mirada clara?

Quinta paradoja
:
Exhalo mi último poema con aroma a viento
Todo dije de él / como antes de vos
y sin embargo
no puedo colmarlos ni entenderlos ni desarmarme en sus venturas
Te recorrieron mis palabras / como antes mis manos
sembrando una distancia anhedónica
: pecar es olvidar mi carne en tu nombre
: morir es menos preciso que abrazarme a tu ausencia

23/9/17

La pregunta.




El 1ro de agosto de 2017
celebramos el cumpleaños
de mi madre

: lo recuerdo perfectamente

porq a partir de ese día
amanezco
cada día
            atrapado
            lastimado 
            desaparecido
            en un
                        ¿Dónde? 




5/8/17

Canción Patria.




Entraba a un aula
en el mismo momento
en que una granada
de gas lacrimógeno
entraba a la cabeza
de Carlos Fuentealba

esa tarde o la siguiente
lloré en la ducha
/debiera decir
lágrimas de tiza
brotaron de mis ojos
por tus ojos
pero     un hombre había muerto
            un hombre fue asesinado
y yo lloraba
bajo la ducha
como un hombre
llora su dolor
de hombre
: sin metáforas
: harto de martirios
lloré

Y escribo ahora / diez años más tarde
sentado en la orilla
de un país imbécil
q repite el pie y el disparo
/debiera decir
alitera el horror policíaco
la represión renace entre los vivos aún
pero     una mujer real sigue presa
            una mujer real huelga justicia
y escribo sobre Carlos a través de mí
y escribo a través de Carlos sobre Milagro
y a través de los tres se vislumbra
un hábitat de Muerte
de Ultraje / de Asco

: habito una patria
cuyo principio constructivo
es el pleonasmo
cuya filosofía
es la autofagia
q siempre recuerda tarde
que la mano que mastica
q la deshilada carroña q la alimenta
esconde los cartílagos y huesos
de su misma boca
/debiera decir
: encuentren ¡al fin! su destino sudamericano
¡nadie se muerde de hambre!
pero     un hombre real pierde su dignidad hoy
            una mujer real nutre a sus crías con deshechos
y escribo sobre ellos a través de Milagro
y a través de Milagro sobre una Patria
q espera el derrame de los cerdos
la multiplicación de los panes
la devolución de los peces al río

mientras lo atroz acontece
mientras la infamia establece las leyes 
Sandra y Rubén se vuelven pájaros
en la muerte
de una escuela suburbana
:
se acabó el poema.

a Milagro Sala y Sandra Rodríguez